A Eslovenia puedes ir con tu perro

 

 

La isla de Bled

Al parecer la población de Bled vivía despreocupada por el cuidado de la capilla de Madonna que había entre los campos de la población. A nadie le importaba si quiera si el ganado entraba en el santuario y lo profanaba. De modo que un día, esta infame actitud fue castigada por Dios y comenzó a llover sin clemencia, hasta que se inundó toda la zona. Quedando únicamente a flote la capilla de la Madonna, en el centro de una dimita isla que sobresalía en el centro del lago. Actualmente, los vecinos, mucho más preocupados por la iglesia, la conocen como Cerkev Marijinega vnebovzetja, la Iglesia de la Asunción de María. Y se sitúa en lo alto de una pequeña colina a la que se accede subiendo 99 escalones de piedra.

Cuenta la tradición que, los recién casados deben subir esos escalones juntos, ella en brazos de él y sin hacer paradas para descansar, pues el hombre debe demostrar que es fuerte y robusto para mantener y proteger a la mujer. Y contrariamente a lo que se pueda pensar, los eslovenos suelen cumplir con esta tradición.

La campana de los deseos

En lo alto de la iglesia de la Asunción de María hay un pequeño campanario con una campana mágica. Pero hay dos versiones de la misma historia. Una cuenta que una banda de forajidos mató al señor del castillo y su pobre viuda quiso regalar una campana a la iglesia para sentirse más cerca de la Virgen María. La otra historia cuenta que princesa que iba a casarse, recibió la noticia de que su prometido había muerto en una batalla antes de llegar a contraer matrimonio. La joven desconsolada, mando construir una campana de oro para llevarla a la iglesia en la que iban a casarse, pero (y aquí es donde empiezan a coincidir las historias) la mala suerte quiso que el traslado lo llevaran a cabo durante una noche de tormenta y tempestad. De manera que la campana acabó en el fondo del lago.

Rápidamente, desde Roma se encargó la construcción de otra campana, esta vez de bronce y ésta sí llegó a colocarse en la torre. Pero hay quien dice que en las mismas noches de tormenta se escucha repicar a la primera campana de oro, desde el fondo del lago. Y ¿por qué se llama de los deseos ésta campana? Porque esta campana, construida por el Papa de Roma, es la que cuelga del campanario actualmente y de ella pende una cuerda. Si uno formula un deseo de corazón y después tira de la cuerda con la suficiente fuerza para lograr que suene tres veces, ni una más ni una menos, su deseo será cumplido.

 

 

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL

Fotos: ALBERTO PERAL

www.revista80dias.es