Cauterets, un balneario natural

 

 

Cauterets es un pueblecito de los Altos Pirineos Franceses. Un pueblecito de esos de cuento de hadas, en los que parece que el tiempo se detiene y uno puede pasar los días en absoluta tranquilidad, bien sea disfrutando del deporte blanco descendiendo a toda velocidad esas maravillosas montañas nevadas, paseando por el casco urbano o simplemente, cerrando los ojitos y dejándose mimar en las termas de Rocher.

Dicen que la amante de Víctor Hugo, madame Juliette Drouet, fue una mujer muy culta que empleó gran parte de su tiempo en viajar y conocer el mundo. Evidentemente, visitó Cauterets en 1843 y tuvo la delicadeza de comentarlo en su diario personal… también Víctor Hugo aprovechó

 

 

 

para escribir allí algunos poemas y artículos que nos dan una idea de cómo era, por ejemplo: Voyage vers les Pyrénées , donde escribe: “el valle es apacible, el escarpamiento es silencioso. El viento calla. De repente en un recodo de la montaña aparece el torrente. Es el ruido de la pelea”.

Son innumerables los grandes escritores que se han dejado seducir por el encanto de Cauterets y han disfrutado de sus termas, en busca de la inspiración o quizá, simplemente, de la tranquilidad. Porque eso es lo que se respira en Cauterets.

Además, el entorno entero parece estar envuelto en un encanto decimonónico y señorial que no hace sino sumirnos en una ensoñación maravillosa. Uno se siente como otra persona. Una persona cuyas preocupaciones se reducen a descansar, disfrutar y de vez en cuando, pasear por las estrechas callecitas del pueblo en busca de sus fantásticos caramelos artesanos.

Es el lugar perfecto para descansar y reponer las fuerzas aunque sólo sean un par de días.

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL

Fotos: ALBERTO PERAL

Otros links

www.revista80dias.es