Oporto, con muy buen gusto

 

 

De Calé a Oporto

Al parecer, Cale, era uno de los argonautas griegos que acompañaban a Jasón en su búsqueda del vellocino de oro. Después de las aventuras en el mar, acabó arribando a esta costa casi por casualidad y se estableció allí fundando un importante enclave comercial al que pusieron el mismo nombre que el héroe griego.

Así Cale se convirtió en un pequeño asentamiento en la orilla izquierda del Douro, muy cerca de la desembocadura, pero como era un punto un tanto conflictivo para la navegación, los romanos, decidieron trasladarlo un poco más abajo, donde fuera posible construir un buen puerto.

 

 

 

 

 

Los Tripeiros portuenses

A los habitantes de Oporto, se les llama cariñosamente “Tripeiros” porque durante la preparación de la expedición que partió desde este lugar, para la conquista de Ceuta, en el año 1415, cada vecino aportó lo mejor que tenía a los valientes soldados que iban a luchar. Entre los enseres y alimentos donamos, iban todas las reservas e carne de la ciudad, de manera que a la población sólo le quedaron las tripas para alimentarse.

El planteamiento pudo parecer un tanto desagradable, pero las portueneses, rápidamente idearon un delicioso plato que se hacían precisamente con las tripas y con alubias, pero que en la actualidad se prepara con oreja, jamón, chorizo, ternera, pollo y algunas cosillas más que aporta cada uno a título personal.

Cuando los habitantes de otras ciudades tuvieron noticia de aquella hazaña, comenzaron a llamar a los portuenses, despectivamente tripeiros, mote que, lejos de ofender, ellos aceptaron con mucho orgullo y que mantienen hasta la actualidad.

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL

Fotos: ALBERTO PERAL

Otros links

www.revista80dias.es