Viajando con: Somos | Colaboraciones | Publicidad | Contacto | Opinión | Facebook

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-Que el que ha bebido alguna vez agua del Nilo aspire a volver a ver el NIlo, porque ninguna otra agua apagará su sed. (Sinhué el Egipcio)

Egipto, uno de los países más interesantes del mundo. ¿Quién no ha soñado alguna vez con visitarlo? Dice un proverbio egipcio que “No pases la noche temiendo la mañana, porque nadie conoce el mañana” y otro occidental que dice “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Es el momento, vayamos de viaje.
Normalmente viajar a Egipto exige dividir el viaje en dos partes, primero el crucero por el Nilo y después la estancia en El Cairo. Aunque si es posible y tenemos tiempo suficiente, también es recomendable hacer otra estancia en el Mar Rojo, donde la parte deportiva es imprescindible.
Comenzaremos entonces por el crucero por el río. En sus orillas se pueden visitar diferentes templos y tumbas, como Abu Simbel que es uno de los sitios más hermosos de todo el país. Aunque lo cierto es que tras haber sido trasladado (para evitar que fuera sumergido en el lago Nasser) su aspecto es un tanto artificial, pero eso no le resta emoción a la visita. Es espectacular.  Un poco más lejos está el templo Philae, quizá no sea de los más famosos, pero sí es uno de mis favoritos, desde luego os recomiendo muchísimo que lo visitéis si tenéis oportunidad.
Después, uno de los más famosos: Luxor. Que en realidad es un complejo situado en la ciudad que lleva el mismo nombre… la antigua Tebas.  Este increíble templo fue  construido en honor al dios Amón y es algo imprescindible en todo viaje a Egipto que se precie. Después, en la misma ciudad de Luxor, está el templo de Karnak, que es el más grande del país. Aunque en realidad se trata de un conjunto de templos más pequeños: Amón, Ptah, Jonsu y Opet y un lago sagrado.
Otra parada indiscutible es el Valle de los Reyes, muy cerca de Luxor. Es la necrópolis más importante de Egipto. Más de 60 tumbas de faraones del Imperio Nuevo, entre ellas la del faraón más famoso de todos los tiempos: Tutankamon. Y al otro lado de la montaña, está el Valle de las Reinas, donde se enterró a la mayoría de las reinas, faraonas e incluso algunos príncipes y princesas. La más famosa puede ser la de Nefertari, la esposa de Ramsés II, el Grande. También hay que destacar el templo de la gran Hatshepsut, está cerca de Luxor, pero éste forma parte del complejo de Deir el Bahari. Está excavado en la roca y es importante porque es el templo de la única mujer que reinó de forma individual en Egipto. 
A unos 45 km. al norte de Aswuan está el templo de Sobek, que también se conoce como Templo de Kom Ombo o Tempo de Haroeris, porque está dedicado a los tres dioses. Es una visita tan espectacular que se suele hacer de noche.
Normalmente, aquí termina el crucero y empieza la segunda parte del viaje: El Cairo. ¿Y qué es más famoso en Egipto que una pirámide? Efectivamente, aquí es donde se pueden visitar las famosísimas Pirámides de Gizeh, que están a escasos 20 km.  de El Cairo. Es el complejo funerario más grande del Antiguo Egipto y de ahí lo más destacado, sin duda, es la Esfinge, una grandiosa escultura junto a las pirámides, construida en el siglo XXVII a.C.
Y si lo que quieres es hartarte de antigüedades egipcias de las buenas, entonces apunta el Museo Egipcio de El Cairo, más de 120.000 objetos de diferentes épocas  y dinastías. Una maravilla.
En otro orden de cosas y dejando un poquito de lago las momias y los sarcófagos, recomiendo la ciudades de Saladino, allí está una de las mezquitas más famosas de la ciudad, la de Muhammad Ali, o también llamada Mezquita de Alabastro y muchos otros museos y monumentos que vale la pena conocer. Después, hay que seguir hasta el Barrio Copto, que al seguir la religión cristiana, llama mucho la atención encontrar en sus calles iglesias y otro tipo de iconos que nada tienen que ver con el mundo musulmán.
A unos 30 km de El Cairo, muy cerquita de la ciudad, están también Sakkara o Saqqara, la necrópolis principal de Memphis, con esa pirámide escalonada tan característica.
Y una vez terminadas las visitas culturales, hay que dejarse llevar por otro tipo de visitas, como el bazar Jan el-Jalili, que es más antiguo de la ciudad y quizá del mundo, es muy famoso y entre sus calles se pueden encontrar prácticamente de todo, además por extraño que pueda parecer, está bastante limpio y los vendedores no son tan infinitamente pesados como en otros bazares del mundo árabe. Aunque eso sí, el regateo es obligatorio.
¿Qué más os podemos recomendar? Pues un paseo por Alejandría, por Sharm el-Sheij o Hurghada, ciudades con un gran encanto y que merecen nuestro tiempo sin ninguna duda. Y si queda tiempo, un pequeño descanso en el Mar Rojo, tanto para practicar todo tipo de deportes acuáticos, como para sencillamente dejarse mimar y descansar como si fuéramos antiguos faraones disfrutando de la buena vida.
Un par de buenos consejos antes de realizar el viaje. Muchas, de hecho la mayoría, de las veces, cuando contratamos un viaje a Egipto nos intentan estafar por todas partes y al final pagamos el doble de lo que realmente cuestan las cosas y de lo que habíamos presupuestado, así que, lo mejor que se puede hacer, es contratar el viaje en avión y un buen hotel o un alojamiento turístico y después moverse en taxi, negociando directamente con ellos el precio antes de emprender trayecto y contratar las excursiones y visitas en la propia ciudad, en lugar de hacerlo a través de las agencias o de los propios hoteles, donde el personas está debidamente aleccionado para cobrarnos un precio ridículamente alto. Hacer excursiones por libre no es ni de lejos tan peligroso como lo pintan las agencias, que son las que pierden dinero si la gente descubre que sus precios son abusivos. Preguntad y veréis.
Después, elegir bien la época del año, lo mejor es viajar en marzo, abril, octubre y noviembre, porque en verano hace muchísimo calor y en invierno bastante frío, y además llueve en abundancia y puede que con encontremos con ciertas excursiones canceladas y sitios cerrados por esta causa.
Por último mencionar que si queréis entrar en una mezquita hay que llevar indumentario apropiada, de lo contrario os darán una especie de capa inmunda y además os cobrarán por ella. Y llevad siempre monedas pequeñas encima, para dar propinas, que os exigirán por cualquier cosa, incluso la policía por daros una dirección… en cuanto a las limosnas, es mejor no ser muy pródigo o legiones de personas se agolparán a vuestro alrededor para pediros más, a veces es mejor dar simplemente un bolígrafo o cualquier otra chuchería, sobre todo a los niños.
Con todo esto, espero que vuestro viaje al país de los faraones sea el mejor de vuestra vida y que lo disfrutéis al máximo.

Escapadas para toda la familia: Turquía

CONSEJOS ANTERIORES - VIAJAR CON NIÑOS - VIAJAR CON ANIMALES EN COCHE - MALETAS PERDIDAS

 

Preguntas Frecuentes

 

 

© 2010 Viajandocon.com

 

Aviso Legal

Política de privacidad

 

.....................................................................................................................................................................................................................................

.....................................................................................................................................................................................................................................

Webs amigas