Los Alpes franceses para los niños

 

 

En la alta Saboya francesa, en el corazón de Europa, los Alpes hacen acto de presencia en los alrededores del mítico Lago Leman. La sola visión de un paisaje semejante ya resulta una experiencia sublime en sí misma.

Naturaleza, gastronomía y mucho deporte son tres de las mejores opciones de este glamuroso destino. Tres buena razones para viajar con los peques de la casa de la mano. Hay cientos de propuestas interesantes que harán las delicias de grandes y pequeños, desde un simple paseo en barca sobre las aguas del Leman o una excursión a lo largo de una ruta de senderismo, hasta la práctica de los deportes más extravagantes y sensacionales.

 

 

Pero no es obligatorio que toda la familia participe en las mismas actividades todo el tiempo, porque hay un buen número de actividades preparadas para los niños, dejando tiempo libre a los adultos, por ejemplo, la escuela de navegación del lago en el que enseñan a los menores, las nociones básicas para iniciarse en ese arte.

Las pequeñas villas, de Savoie Mon Blanc , salpicadas aquí y allá también resultan una deliciosa visita obligada, donde los pequeños aprenderán oficios y tradiciones, mientras los padres pueden disfrutar de una gastronomía muy particular. Además, por una vez, todos podrán conocer la especialidad líquida de la región, porque la especialidad de la región es el agua mineral.

Paisajes de ensueño, naturaleza en estado puro, diversión y tranquilidad es lo que se puede encontrar en este rinconcito tan especial, uno de los muchos que dibujan los Alpes en Europa.

 

DATOS DE INTERÉS

 

Texto: PALOMA GIL

Fotos: ALBERTO PERAL y ONT FRANCIA

Otros links

www.revista80dias.es

www.savoie-mont-blanc.com