Viajando con: Somos | Colaboraciones | Publicidad | Contacto | Opinión | Facebook

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Bosque. Balneario y Spa

El Bosque. Un balneario en plena naturaleza o mejor dicho, un balneario natural. Así, como suena… un rincón escondido donde uno puede dar rienda suelta a su imaginación, disfrutar de la más absoluta tranquilidad y sentirse completamente en paz consigo mismo, mientras, todo sea dicho, los expertos dedos de su equipo de masajistas le dejan a uno el alma suave como un melocotón. El cuerpo se queda nuevo, por descontado, pero es que hay ciertos tipos de masaje, que bien dados, parece que le llenan a uno el alma y que hasta el aura cambia de color.

Buen hotel. Tipo rural. Lo justo para desconectar, pero muy bien de infraestructura y de servicios. También hay un magnífico restaurante donde complementar la sensación de bienestar con un menú ad hoc. Claro que también es posible adherirse a un programa concreto, en cuyo caso, el menú será diferente y muy estricto con el fin de atener los mejores resultados. Para chuparse los deditos. Eso sí, dejaos aconsejar.

Pero las perlas de la corona sin duda, son el Balneario, el spa y la zona seca, como comúnmente se llama a la zona donde se imparten los masajes. Porque en este lugar es dónde al final realmente uno llega a abandonarse a la paz y al disfrute de la propia compañía y en según el caso, del propio masaje, claro está. Mis favoritos han sido sin duda, los ayurvédicos, pero hay posibilidades para todos los gustos. Desde luego, nadie va a salir decepcionado. Los exóticos: abhyanga, Shiroabhyanga, Shirodara, Masaje facial ayurvédico o incluso una consulta holística ayurvédica. También hay consulta de osteopatía, fisioterapia y masaje terapéutico. Y los deliciosos masajes orientales: el shiatsu, el tailandés, la reflexología podal, el confort lomi-lomi, las maravillosas piedras calientes, la técnica metamórfica, el reiki y la armonización energética. Sin olvidar los masajes tradicionales y los de tipo estético, los de drenaje linfático y los localizados o los masajs relajantes.

En fin, para los más exigentes se puede disfrutar del agua en un sentido más amplio, por ejemplo, con un masaje acuático, terapia sacrocraneal en agua, reiki en el agua, reflexología en el agua, osteopatía en el agua, fisioterapia en el agua… gimnasia, tai-chi o Pilates en el agua. Y terapia de flotación. En este caso con música subacuática.  

Y después de esto, ¿qué más se puede pedir? Buena comida, buenos tratamientos, bonito lugar, buenos profesionales… pues sí, además hay algo diferente y es que cuando uno se cansa del culto al cuerpo, puede unirse a grupos de tai-chi, yoga, contemplación, meditación, paseítos por la naturaleza o incluso observación de pájaros, de la luna, de lo que uno quiera. Decididamente es un paraíso abierto a todo el mundo.

El Rincón de la salud

 

Preguntas Frecuentes

 

 

© 2010 Viajandocon.com

 

Aviso Legal

Política de privacidad

 

.....................................................................................................................................................................................................................................

.....................................................................................................................................................................................................................................

Webs amigas